Seleccionar página

¿Qué es el Taijiquan (Tai Chi)?

El Taijiquan es probablemente el arte marcial chino más extendido. Bien practicado, en un mismo sistema confluyen tres aspectos:

  • fortalecimiento de la salud
  • entrenamiento de la mente
  • defensa personal

Cada uno de los atentos, potentes y fluidos movimientos encierra una aplicación marcial. Una serie de principios se combina para formar un sofisticado sistema corporal y marcial, cuyo aprendizaje exige pasos lógicos y prácticos.

​Traducido literalmente, Tàijí (chin. 太极) significa «cumbrera» o «(máxima) polaridad». En chino alude al «principio generador», la naturaleza complementaria de dos estados opuestos, Yin y Yang, que nace de un todo unido llamado Wújí. El aspecto marcial lo expresa el sufijo Quán (chin. 拳), que hace referencia a la mano cerrada, al «puño».

Por tanto, Taijiquan podría traducirse como el «método del puño que se rige por el máximo principio (de la polaridad)». No te asustes con el nombre. En China el Taiji un principio básico de uso muy cotidiano.

¿Cómo te mueves cuando practicas Taijiquan?

Esta arte marcial enfatiza el flujo dinámico de una técnica a la siguiente. Los movimientos se realizan en torno a un centro corporal que siempre permanece equilibrado. Lo primero que vas a aprender es a relajar y extender el cuerpo. De hecho, está muy extendida la creencia de que el Taijiquan es una mera técnica de relajación.

Lo que quieres es generar un tipo de fuerza basada principalmente en la expansión, que, como si fuera un globo hinchado, conserva siempre su movilidad. Para desarrollar esta cualidad expansiva tienes que coordinar tu cuerpo siguiendo ciertos principios. Podrías pensar en una red de tejidos que vas entrelazando sobre una estructura estable.

Después, este cuerpo expandido en todas direcciones lo mueves en espirales, visibles sobre todo en las extremidades. A esto se le llama fuerza en espiral o, en sentido figurado, «fuerza de hilar la seda» o «cuerpo de dragón», pues (igual que en el ser mitológico) la fuerza se traslada de una parte corporal a la siguiente moviendo todo el cuerpo.

¿Qué quieres conseguir cuando practicas?

  • una activación generalizada de los tejidos,
  • la interrelación de todas las partes de tu cuerpo,
  • una respiración calmada, profunda y coordinada,
  • y una agradable sensación de pulsación en todo el cuerpo.

Si eres perseverante con el entrenamiento, poco a poco irás desarrollando un cuerpo de Taiji, capaz de generar fuerza unificada,  relajada y elástica.